Autor

Mi foto
"Sólo sé que nada sé... y ni de eso estoy seguro". El viaje por el camino del conocimiento, es un trayecto largo, infinito, inalcanzable para el hombre común... tal vez un dios lo podría alcanzar, pero yo soy agnóstico. La aventura del conocimiento existe, pero no tiene fin, cada etapa terminada, implica un renacer, un nuevo comienzo...

26 de agosto de 2008

La Antigua Roma.

LA FUNDACIÓN DE ROMA

Ubicación:

El IMPERIO ROMANO nació en una península estrecha y alargada ubicada en el centro de Europa y el Mar Mediterráneo, que hoy conocemos como península itálica – en la que se encuentra Italia- y que es claramente distinguible en un mapa porque su forma se asemeja a una bota.

Origen de la ciudad:
La información que se tiene acerca de la fundación de Roma es incierta, ya que los hechos históricos se funden con la leyenda.

La leyenda:
Cuentan los textos que en los montes Albanos, al sudeste de la planicie latina y en la desembocadura del río Tíber, se creó ALBA LONGA, la primera ciudad de los latinos, fundada por Ascanio, hijo del héroe troyano ENEAS y nieto de la diosa Venus.
La leyenda cuenta que, después de la caída de Troya, Eneas había llegado al Lacio y desposado con Lavinia, hija del rey latino. De ellos descendió más tarde NUMITAR, Rey de Alba Longa que fue destronado por su hermano menor AMULIO, quien para privarlo de descendencia y quedarse definitivamente con el poder asesinó a su hijo y mandó a su hija, REA SILVIA, al servicio de la diosa VESTA. Pero Marte se enamoró de ella y de su unión nacieron dos gemelos: RÓMULO y REMO.
Al enterarse, AMULIO ordenó que arrojaran a los gemelos al río Tíber, pero su servidor los colocó en una cesta. Debido al desbordamiento del río, las aguas depositaron a los gemelos al pie del monte PALATINO, donde una loba –que habrá sido enviada por el dios Marte- los encontró y amamantó. Después fueron reconocidos por NUMITAR, su abuelo, a quien le devolvieron su trono, tras derrocar a AMULIO. Después de eso, decidieron fundar una nueva ciudad, que Rómulo estableció en el monte Palatino. Remo había escogido el monte Aventino, pero tuvo que ceder.
Rómulo trazó el límite de la ciudad con un arado. Remo, envidioso, quiso demostrarle su superioridad insultándole en público y saltando dicho límite, Rómulo se encolerizó tanto que abalanzó sobre él y lo mató. Ese día, el 21 de abril del año 753a.c según el historiador latino Tito Livio, quedó instituido como la fecha de fundación de Roma.

LA INFORMACIÓN HISTÓRICA:
Dejando de lado las leyendas, se cree que esta región fue poblada alrededor del 2.000-1.500 a.c por pueblos nómades que se fueron asentando con el paso de los siglos. Las aldeas levantadas en las siete colinas, al sur del río Tíber, se unieron, tal vez en el siglo VIII, creando Roma.
Basándose en las antiguas crónicas griegas y la exploración de algunos yacimientos, se cree que entre los siglos VIII y VII a.C ya existía un mundo itálico muy diversificado y en plena evolución. Cuatro pueblos se repartían el territorio: los galos, que estaban en la llanura del PO, región llamada Galicia Cisalpina; los etruscos o tirrenos, provenientes de Asia Menor, que se situaron en la región de la actual Toscana; los griegos que estaban al sur, en el golfo de Tarento y en la isla de Sicilia; y los italiotas o itálicos, entre los cuales se distinguieron los latinos, que se asentaron en el valle del Tíber, en cuyas orillas nació Roma. En la parte occidental de Sicilia había algunas colonias fenicias bajo la dirección y protección de la ciudad de Cartago.


EL PERÍODO MONÁRQUICO (753-590 a.C):

Según la leyenda, Rómulo fue el primer rey y el fundador de Roma. Logró poblar la ciudad abriendo sus puertas a todos los aventureros de las inmediaciones, que llegaron en gran número. Sin embargo, faltaban mujeres y los pueblos vecinos se negaban a unirlas a ellos. Para revertir la situación, ofrecieron grandes juegos a sus vecinos, los sabinos, ocasión que aprovecharon para robarles sus mujeres. Esto fue motivo de una guerra, que culminó cuando las mujeres sabinas les pidieron a sus padres, hermanos y maridos que pusieran fin al conflicto.
Tras su unión con el pueblo SABINO, Rómulo organizó el reino y creó el SENADO. Su sucesor fue NUMA POMPILIO; conocido como “EL Ceremonioso”. Era sabino y una especie de rey sacerdote que se decía inspirado por la ninfa Egeria. Reglamentó la mayor parte de las ceremonias religiosas, reformó el calendario y construyó el templo del dios JANO, cuyas puertas se cerraban durante la paz y se abrían cuando se iniciaba una guerra. Durante su reino no fue necesario abrirlas. Después reinó TULIO HOSTILIO o “El Hostil”, que era romano. Fue un rey belicoso que incluso declaró la guerra a Alba Longa – capital de la región del Lacio-. Esta terminó con un duelo entre dos tríos de hermanos: los HORACIOS, del ejército romano, y los CURIACOS, de Alba Longa. Los romanos triunfaron, con lo que la ciudad perdedora ubicada en el monte Albano quedó como centro religioso de los latinos. El siguiente Rey, ANCO MARCIO, de origen sabino. Durante su mandato el territorio de Roma se extendió hasta el mar, donde fundó el puerto de Ostia y levantó una fortaleza sobre la colina de Janículo, al otro lado del Tíber, unida a Roma por medio de un puente de madera. También creó la prisión Mamertina, que aún existe.
A continuación vinieron tres soberanos etruscos: TARQUINO “el Antiguo”, SERVIO TULIO y TARQUINO “el Sabio”. Bajo el reino de los inteligentes pero despóticos reyes etruscos se amuralló la ciudad de Roma y se secaron los pantanos mediante la Cloaca Máxima – gran alcantarilla-. Los romanos aprendieron a construir caminos, acueductos y edificios, adoptaron su sistema político y sus tácticas de guerra. TARQUINO el Antiguo fue un gran constructor. Edificó muelles, el Circo Máximo, destinado a los grandes espectáculos; la cloaca máxima, instalaciones sanitarias, y ensanchó y ornamentó el Foro, que era la plaza pública donde se efectuaba el comercio. Murió asesinado. SERVIO TULIO rodeó la ciudad de un doble muro de quince metros de alto que abarcaba las siete colinas. Además, debido al aumento de la población, agrupó a sus habitantes en cuatro tribus, según el domicilio, y en siete clases, según la fortuna. De las siete primeras clases salía el contingente para el ejército, que estaba dividido en compañías de cien hombres llamados CENTURIAS. El último Rey de Roma fue TARQUINO EL SOBERBIO, que estableció su supremacía sobre todo el Lacio y conquistó el país de los Volscos. Fue un tirano, sobre todo con los nobles. Terminó expulsado junto a sus partidarios, en el 509 a.C., y se estableció la República.


LA REPÚBLICA ROMANA.

Periodo de la historia de Roma caracterizado por el régimen republicano como forma de gobierno, que se extiende desde el 510 a.C., cuando se puso fin a la monarquía con la expulsión del último rey, Lucio Tarquino el Soberbio, hasta el 27 a.C., fecha en que tuvo su inicio el Imperio.

Organización de la República Romana.

La República se organizaba en tres instituciones bien diferenciadas:

a) Las magistraturas:
El conjunto de la ciudadanía elegía anualmente a dos magistrados, conocidos como pretores (o jefes militares) que presidían la República y mandaban el ejército, que más tarde recibieron el título de cónsules. La participación dual en el ejercicio del poder supremo y la limitación a un año de permanencia en la magistratura evitaban el peligro de la autocracia. Además, formaban parte de las magistraturas o tareas administrativas, los pretores (encargados de administrar justicia), los censores (realizaban los censos de población), los ediles curales y los cuestores (quienes administraban las finanzas).

b) El senado: El carácter del Senado, órgano asesor ya existente durante la monarquía, fue modificado al poder ingresar en él los plebeyos, convirtiéndose en un órgano fundamental de poder que declaraba la guerra y firmaba la paz, establecía alianzas con otros estados extranjeros, decidía la fundación de colonias y gestionaba las finanzas públicas.

c) Los comicios o asambleas populares: eran consejos donde los ciudadanos votaban las leyes y elegían a los cónsules y los demás magistrados. Existían comicios por curia, compuestos por patricios y los comicios por centuria, donde participaban plebeyos y patricios. La desigualdad de derechos entre estos dos grupos dio origen a conflictos, lo que con el tiempo permitiría la creación de los comicios tributos, donde los plebeyos intervendrían directamente en la cosa pública.

La Lucha por la igualdad de derechos.

Como habíamos visto anteriormente, durante el período de la República existían en Roma dos grupos sociales distintos: por un lado estaban los patricios, miembros de las familias dueñas de tierras de la antigua Roma que formaban un orden social propio definido por la pertenencia a una misma gens. Por otra parte, la plebe o plebeyos componían el otro elemento del pueblo romano libre, ellos eran los ligures conquistados cuya organización familiar estaba mucho menos desarrollada que la de los patricios. Todos los cargos políticos y religiosos se reservaban para los patricios, y el matrimonio mixto con plebeyos estaba prohibido. Una larga lucha entre las dos clases, que comenzó en el siglo VI a.C., con la rebelión de los plebeyos en el Monte Sacro, quienes amenazaron con formar una nueva ciudad, terminó con la obtención de igualdad política para los plebeyos a través de la redacción de la Ley de las XII tablas y el establecimiento de una nueva aristocracia, formada por familias dirigentes de ambas clases, conocida como nobilitia. Desde el 300 a.C., las viejas distinciones políticas entre los patricios y los plebeyos ya no tuvieron significado real, excepto que los patricios no podían acceder al tribunado o al consejo de plebeyos. En cambio, los plebeyos podían ocupar altas magistraturas o ser parte del Senado. En el año 366 a.c. se dispuso que uno de los cónsules debiera ser de la plebe y a partir del 300 a.c., se logró la igualdad religiosa, al obtener el derecho a ser elegidos al pontificado.

La Expansión Romana.
Roma aplicó durante el periodo de la República una política exterior expansionista. Antes de la disolución de la monarquía, Roma ya era la potencia hegemónica en el Lacio, conquistando los pueblos de Etruria y a los samnitas.
En el 264 a.C. Roma comenzó su lucha con Cartago por el control del mar Mediterráneo. Cartago era en esta época la potencia marítima hegemónica en el mundo y dominaba de forma absoluta el Mediterráneo central y occidental en tanto que Roma centraba su predominio en la península Itálica.

Las Guerras Púnicas.

Una vez conquistada la península itálica, el siguiente paso de la expansión era enfrentarse con Cartago, colonia fenicia en Túnez (norte de África), cuya influencia se extendía hasta Sicilia, con factorías en el sur de Hispania – España- y las islas de Córcega y Cerdeña. Como potencia marítima, Cartago controlaba el Mediterráneo Occidental. Los romanos no tenían una flota, pero sí un gran ejército. A los enfrentamientos entre ambas potencias, que duraron más de un siglo, se les denomina Guerras Púnicas, ya que los romanos llamaban poeni a los cartagineses. La primera de las Guerras Púnicas (264-241 a.C.) tuvo como causa principal la posesión de Sicilia y supuso el nacimiento de Roma como una gran potencia naval. Los romanos conquistaron Agrigento, y su recién creada flota, venció a la cartaginense en la batalla de Milai (260 a.C.). La continuación de la guerra en África acabó con la derrota y captura del general romano Marco Atilio Régulo. Tras una serie de derrotas en el mar, los romanos obtuvieron una gran victoria naval el año 242 a.C. en la isla de Sicilia. La guerra acabó en el 241 a.C. con la cesión a Roma de la zona cartaginesa de Sicilia que se convirtió en una provincia romana, la primera posesión exterior de Roma. Poco después, Cerdeña y Córcega fueron arrebatadas a Cartago y anexionadas como provincias. Como Roma había logrado un equilibrio de fuerzas en el mar, Cartago se preparó para la reanudación de las hostilidades al adquirir posesiones en Hispania. Bajo el mando de Amílcar Barca, Cartago ocupó la península Ibérica. Entre los años 221 a.C. y 219 a.C. el nuevo general cartaginés Aníbal, hijo de Amílcar, amplió las conquistas cartaginesas hasta el río Ebro. La segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.) comenzó al invadir Aníbal la península Itálica tras partir desde sus campamentos de la península Ibérica y cruzar los Alpes con elefantes. Derrotó a los romanos en sucesivas batallas y asoló gran parte del sur de Italia durante varios años, pero tuvo que regresar a África para enfrentarse con Escipión el africano, que había invadido Cartago y que obtuvo una victoria decisiva sobre Aníbal en la batalla de Zama (202 a.C.). A consecuencia de esta batalla Cartago tuvo que entregar su flota, ceder Hispania y sus posesiones en las islas del Mediterráneo a Roma y pagar una enorme indemnización. Desde este momento Roma obtuvo el control completo del Mediterráneo occidental. Roma reemprendió la lucha contra los cartagineses en la tercera Guerra Púnica (149-146 a.C.), que finalizó cuando Escipión Emiliano conquistó y destruyó Cartago, que a partir de entonces formó parte de la provincia romana de África. Además, Roma logró derrotar a otros pueblos del Mediterráneo (macedonios y egipcios), lo que terminó por convertir a este mar en un mar romano, conocido como “Mare Nostrum”.


La Crisis de la República Romana.

Con la adquisición de tan vastos territorios comenzaron los problemas internos de Roma. Algunas familias plebeyas extremadamente ricas se aliaron con las viejas familias patricias para excluir al resto de ciudadanos de las más altas magistraturas y del Senado. Esta clase dirigente aristocrática se hizo cada vez más arrogante y propensa al lujo, perdiendo los altos niveles de moralidad e integridad de sus antepasados. La gradual desaparición de los campesinos, causada por la creación de grandes propiedades agrarias, de un sistema de producción esclavista y por la devastación del campo por la guerra, condujo al desarrollo de un proletariado urbano cuya opinión política no se tenía en consideración. El conflicto entre el partido aristocrático y el popular era inevitable.
Los intentos de los tribunos de la plebe Tiberio Graco y su hermano Cayo Graco por aliviar la situación de los ciudadanos más pobres con una reforma agraria y el reparto de cereales, acabaron en revueltas en las que ambos hermanos resultaron muertos, en el 133 y en el 121 a.C. respectivamente. La crisis en Roma se extendió cuando se produjeron una guerra civil que enfrentó a los seguidores de dos líderes militares: Sila y Mario y una sublevación de los esclavos al mando de Espartaco.
La crisis abrió el camino del gobierno a los militares, iniciándose la época de los triunviratos en las que tres hombres fuertes se hacían cargo del poder. El primer triunvirato (60 a.c.) estuvo constituido por Julio César, Pompeyo y Craso. La muerte de éste último (53 a.C.) originó el conflicto entre César y Pompeyo. Roma cayó en un periodo de desórdenes hasta que el Senado indujo a Pompeyo a que permaneciera en Roma, confiando su provincia a legados; le nombró único cónsul en el año 52 a.C. y le apoyó en su lucha contra César. El Senado, con el propósito de evitar que César se presentara como candidato al consulado en el 49 a.C., le exigió que abandonara su mando militar. César se negó, cruzó en el 49 a.C. el río Rubicón desde la Galia Cisalpina y tomó Roma, obligando a Pompeyo y los líderes aristocráticos a retirarse a Grecia. La victoria de César supuso la introducción de reformas económicas y administrativas en un intento de vencer la corrupción y restaurar la prosperidad de Roma.
Tras su victoria César regresó a Roma como dictador vitalicio. Cayo Julio César extendió el vasto territorio gobernado por Roma. Su triunfo en la guerra civil librada hacia el 48 a.C. le permitió proclamarse líder absoluto de Roma, César se ganó la enemistad de la aristocracia al ignorar las tradiciones republicanas y fue asesinado el 15 de marzo del año 44 a.C.
Marco Cicerón intentó restaurar la vieja constitución de la República, pero Marco Antonio, que había sido nombrado cónsul con César, se unió con Marco Emilio Lépido y el hijo de una sobrina de César, Octavio (más tarde el emperador Augusto), para formar el segundo triunvirato. La muerte de Sexto Pompeyo, tras la destrucción de su flota, dejó a Octavio solo frente a Marco Antonio como rival. Tras la batalla de Accio (o Actium) (31 a.C.) y el posterior suicidio de Marco Antonio y Cleopatra, Octavio obtuvo el control de Oriente (29 a.C.), con lo cual pasó a poseer la total supremacía sobre el territorio de Roma. Dos años más tarde (27 a.c.) recibió del Senado el título de augusto que asociaría a su propio nombre, acto que se considera el inicio del periodo imperial.

El Imperio Romano.

Tras la muerte de Julio César (44 a.c.), se formó un segundo triunvirato romano, formado por Marco Antonio, Lépido y Octavio (sobrino nieto de César). Octavio permaneció en Roma a cargo de las tres provincias de Occidente, Lépido fue a África y Marco Antonio se quedó con el Oriente y se trasladó a Egipto, donde se casó con su reina, Cleopatra. Transformándose en un monarca oriental. Octavio aprovechó esto para lograra su distribución y la declaración de la guerra contra Cleopatra. Triunfando en la batalla naval de Accio (31 a.C), se apoderó de su capital, Alejandría, y transformó a Egipto en una provincia romana. Lépido se retiró, por lo que Octavio se adueñó del Imperio.

El imperio de Octavio Augusto:
Octavio respetó las instituciones republicanas, pero se arrogó tres poderes fundamentales: EL TRIBUNICIO, es decir el poder civil, al reemplazar al Tribuno de la Plebe; el PROCOSULAR, esto es, el mandato del ejército y la autoridad absoluta sobre todas las provincias; y el de PONTÍFICE MÁXIMO, en el ambiente de la religión. Además, se reservó el POPULAR, y el PRINCEPS; el príncipe o primero en emitir el voto en el Senado. Octavio se hizo investir EMPERADOR (27 a.C) con el nombre de AUGUSTO, que significa “EL SUBLIME”. Además, le antepuso el nombre de su padre adoptivo, César.

Su gobierno:
Augusto se destacó por su genio político y diplomático, gobernó los primeros años como Princeps Inter. Pares (primer ciudadano entre los romanos) se cuido de no ser elegido Rey, manteniendo las instituciones de la República. Aunque concentraba todos los poderes, se hizo asesorar por el Senado y por el Consejo del Emperador, tranquilizando así a los partidarios del antiguo régimen republicano.

Su obra:
Augusto se preocupó de reorganizar la administración del Imperio, nombrando nuevas funcionarios y dividiendo las provincias romanas en: IMPERIALES y SENATORIALES. Él se hizo cargo de las Imperiales, que al ser las provincias fronterizas requerían de grandes guarniciones militares que estaban a su mando.
La gran tranquilidad que dio Augusto a Roma, perduró a lo largo de los dos primeros siglos d.C y fue conocida como la PAX ROMANA. Además se inicia el proceso llamado romanización (extensión cultural del Imperio), se buscaba que los pueblos conquistados se integraran a la cultura romana con el fin de asegurar así su dominación. En las zonas que tuvo gran éxito fueron la península Ibérica y GALIA (actual España, Portugal y Francia).

Los sucesores de Augusto:
El período de César Augusto fue de gran prosperidad, al igual que el de sus sucesores:
los JULIO CLAUDIOS (14-68 d.C): TIBERIO, CALÍGULA, CLAUDIO y NERÓN.
Los FLAVIOS (69-96 d.C) : VESPASIANO, TITO Y DOMICIANO, alcanzando su apogeo con
los ANTONIOS (96-192 d.C) : NERVA; TRAJANO, ADRIANO, ANTONIO, MARCO AURELIO, VERO y CÓMODO.
A partir de los emperadores SEVEROS (193 – 235 d.C), el IMPERIO fue retrocediendo ante el avance de los bárbaros provenientes del oriente, los persas, y de occidente, los germanos. Tras un período de anarquía (235-268 d.C) y el reinado de los emperadores ilirios (268-283 d.C), llegó al poder DIOCLESIANO (284-305 d.C), que llevó a cabo las reformas del principado, convirtiéndolos en una TETRARQUÍA (sistema de gobierno de cuatro), en el que DOS AUGUSTOS escogían a DOS CÉSARES para que les sucedieran. Sin embargo, este sistema fue abolido por CONSTANTINO (306-337 d.C), con quien el régimen derivó hacia una MONARQUÍA de tipo Oriental.

La Caída del Imperio Romano.

La caída del Imperio Romano (Occidental) fue un proceso en el cual intervinieron varios factores, los cuales terminaron por explotar tras la separación del Imperio en 395 por Teodosio I, y caer definitivamente en 476.
Causas de la caída del imperio: Luego de los siglos dorados del Imperio Romano (periodo denominado Paz romana, siglos I-II), comenzó un deterioro en las instituciones del imperio, particularmente la del propio Emperador. Fue así como tras las malas administraciones de la Dinastía de los Severos, en particular la de Heliogábalo, y tras la muerte del último de ellos, Alejandro Severo, el imperio cayó en un estado de ingobernabilidad al cual se le denomina Anarquía del siglo III. Entre 238-285 pasaron 19 emperadores, los cuales incapaces de tomar las riendas del gobierno y actuar de forma concorde con el Senado, terminaron por situar a Roma en una verdadera crisis institucional. Durante este mismo periodo comenzó la llamada "invasión pacífica", en la cual varias tribus bárbaras se situaron, en un principio, en los limes del imperio debido a la falta de disciplina por parte del ejército, además de la ingobernabilidad producida en el poder central, incapaz de actuar en contra de esta situación. Por otro lado, las guerras civiles arruinaron al imperio, el desorden interno no sólo acabó con la industria y el comercio, sino que debilitó a tal punto las defensas de las fronteras imperiales, que privadas de la vigilancia de antaño, se convirtieron en puertas francas por donde penetraron impunemente las tribus bárbaras. Tras una breve "estabilización" del imperio, en manos de algunos emperadores fuertes como Diocleciano, Constantino y Teodosio I, el imperio se dividió definitivamente a la muerte de este último, dejándole a Honorio el sector de Occidente, con capital en Roma, y a Arcadio el sector Oriental, con capital en Constantinopla.


Las Invasiones Bárbaras. Al norte del imperio, más allá del río Rin, vivían diferentes pueblos a los que los romanos conocían con el nombre de germánicos. Se trataba de diferentes comunidades (vándalos, suevos, burgundios, alamanes, francos etc.) que a menudo rivalizaban entre sí. Vivían de la agricultura, la ganadería y la metalurgia. Durante muchos siglos, romanos y germánicos establecieron relaciones comerciales y las formas de vida de los romanos atrajeron a muchos germánicos. A lo largo del siglo IV, grupos enteros se acomodaron en el imperio con el permiso de las autoridades romanas. A principio del siglo V, las tribus germánicas, empujadas hacia el Oeste por la presión de los pueblos hunos, procedentes de las estepas asiáticas, penetraron en el Imperio Romano. Las fronteras cedieron por falta de soldados que las defendiesen y el ejército no pudo impedir que Roma fuese saqueada por visigodos y vándalos. Cada uno de estos pueblos se instaló en una región del imperio, donde fundaron reinos independientes. El emperador de Roma ya no controlaba el Imperio, de tal manera que en el año 476, un jefe bárbaro, Odoacro, destituyó a Rómulo Augústulo, un niño de 10 años que fue el último emperador Romano de Occidente.

Índice Temático de las Entradas del Blog.

Encuentra lo que buscas siguiendo el orden temático del blog.

Entradas del Blog sobre Historia de Chile Nacional siglo XIX.

Entradas del blog sobre Historia Universal Antigua.

Entradas del blog sobre Geografía General.

ODISEA.CL

ODISEA.CL
Links a recursos y material didáctico para 1º a 4º medio.

Recursos y materiales didácticos para 1º medio.

UNIDAD I: ENTORNO NATURAL Y COMUNIDAD REGIONAL

Contenido Nº1: Características naturales de la región.
Contenido Nº2: Caracteristicas demográficas de la región.
Contenido Nº3: Comunidad Regional.

UNIDAD II: TERRITORIO REGIONAL Y NACIONAL

Contenido Nº1: Sistema urbano- rural.
Contenido Nº2: Territorio regional.
Contenido Nº3: Territorio Nacional y Geografia Económica de Chile.

UNIDAD III: ORGANIZACION POLITICA

Contenido Nº1: Derechos de las personas y Constitución Política de la República de Chile.
Contenido Nº2: Participacion politica.
Contenido Nº3: Organizacion del Estado y poderes publicos.

UNIDAD IV. ORGANIZACION ECONOMICA

Contenido Nº1: El funcionamiento de los sistemas económicos: conceptos y problemas.
Contenido Nº2: La Coordinación Económica.
Contenido Nº3: Trabajo y legislacion laboral en Chile.

* Fuente http://www.odisea.ucv.cl

Recursos y materiales didácticos para 2º medio.

UNIDAD I. CONOCIENDO LA HISTORIA DE CHILE

Contenido n° 1. Importancia del conocimiento de la Historia de Chile.
Contenido n° 2. Visión global de los periodos de la Historia de Chile.
Contenido n° 3. Vinculación de la Historia de Chile con la Historia de América Latina.

UNIDAD II. CONSTRUCCION DE UNA IDENTIDAD MESTIZA.

Contenido n° 1. América precolombina.
Contenido n° 2. La conquista española.
Contenido n° 3. Relaciones entre españoles e indigenas: trabajo obligatorio, mestizaje, evangelizacion, sincretismo cultural y resistencia mapuche.
Contenido n° 4. El legado español nos inserta en occidente: la herencia cultural de España.

UNIDAD III. LA CREACION DE UNA NACION.

Contenido n° 1. La independencia americana.
Contenido n°2. La organizacion de la republica de Chile.
Contenido n°3. La hegemonia liberal: el pensamiento liberal en Chile. La eclosion cultural de la decada de 1840.
Contenido n°4. La expansion de la economia y del territorio: expansión y modernización de la economia chilena desde la independencia hasta la guerra del pacifico.

UNIDAD IV. LA SOCIEDAD FINISECULAR: AUGE Y CRISIS DEL LIBERALISMO

Contenido n° 1. La economía del salitre: la riqueza salitrera dinamiza al conjunto de la economía.
Contenido n° 2. Crisis politica. Contenido n° 3. Las transformaciones culturales: avances en educacion, vida urbana.
Contenido n° 4. La "cuestion social".

UNIDAD V. EL SIGLO XX: LA BUSQUEDA DEL DESARROLLO ECONOMICO Y DE LA JUSTICIA SOCIAL.

Contenido n° 1. El fin de una epoca: fin del parlamentarismo, surgimiento de populismos, gobiernos militares, nuevos partidos políticos, nuevos actores sociales. La crisis económica de 1929 y sus efectos en Chile.
Contenido n° 2. El nuevo rol del estado a partir de la decada de 1920.
Contenido n° 3. Los nuevos proyectos politicos: la reformulación del sistema de partidos a fines de la decada de 1950.
Contenido n° 4. Cambios politicos, sociales, económicos y culturales de chile desde los años 70 a la actualidad.

* Fuente http://www.odisea.ucv.cl

Recursos y materiales didácticos para 3º medio.

UNIDAD I. LA DIVERSIDAD DE CIVILIZACIONES.

Contenido n° 1. Las primeras expresiones culturales de la humanidad.
Contenido n° 2. Mapa cultural mundial.
Contenido n° 3. Proyectos grupales de investigación, en el conocimiento de una civilización no occidental .

UNIDAD II. LA HERENCIA CLÁSICA: GRECIA Y ROMA COMO RAÍCES DE LA CIVILIZACIÓN OCCIDENTAL

Contenido n° 1. El legado cultural del mundo clásico . Contenido n° 2. Conceptos políticos fundamentales de la Grecia clásica aún vigentes .
Contenido n° 3. El Estado romano como modelo político y administrativo .

UNIDAD III. LA EUROPA MEDIEVAL Y EL CRISTIANISMO.

Contenido n° 1. La Edad Media y el origen de la idea de "Europa".
Contenido n° 2. El cristianismo en la conformación religiosa y cultural de Europa .
Contenido n° 3. Organización social de Europa medieval .

UNIDAD IV. EL HUMANISMO Y EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO CIENTÍFICO.

Contenido n° 1. El humanismo.
Contenido n° 2. Ruptura de la unidad religiosa: Reforma y Contrarreforma.
Contenido n° 3. La expansión colonial europea. La inserción de América en el mundo occidental .
Contenido n° 4. Los orígenes del capitalismo.

UNIDAD V. LA ERA DE LAS REVOLUCIONES Y LA CONFORMACIÓN DEL MUNDO CONTEMPORÁNEO.

Contenido n° 1. La Revolución Industrial y la madurez del capitalismo.
Contenido n° 2. La Revolución Francesa como respuesta al absolutismo monárquico y origen de la política moderna . Contenido n° 3. El nuevo imperialismo europeo como consecuencia de la Revolución Industrial.
Contenido n° 4. Europa en crisis: las guerras mundiales, la Revolución Rusa, el comunismo, el fascismo y la Gran Depresión.

Fuente: http://www.odisea.ucv.cl